¿Buenos tiempos para el audiovisual?

La producción y distribución audiovisual a debate

El dominio de la imagen nunca ha sido tan feroz. Se podría decir, a simple vista que la digitalización de redes, servicios y terminales está abriendo posibilidades infinitas para la producción de contenidos. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. La transformación que está encarando la creación y el negocio del audiovisual está poniendo en evidencia la confusión en la que viven, tanto las industrias involucradas como sus profesionales.

Como no podía ser de otra manera, esta situación estuvo presente y de manera muy activa en la reciente edición del Festival Transmedia Espíritu Santo, celebrado el pasado mes de marzo.  El animado debate que se produjo en las mesas redondas programadas ilustró perfectamente las fisuras y desencuentros entre los diferentes actores que participan en una industria tan variopinta como la del audiovisual.

foto_pantallas_mutantes

Mesa redonda “Pantallas mutantes” De izda a dcha. Bastian Manitveld, Mº Dolores del Campillo, Inma Guiu, Juan Miguel Aguado, Jose Ramón Da Cruz

Pantallas mutantes

¿Puede convivir el modelo tradicional de distribución con los intereses y demandas de los nuevos actores? ¿Se está realmente democratizando el modelo de acceso, o existe cada vez más concentración en las nuevas ventanas?. ¿Es la movilidad el camino de salvación de la industria?. Estas cuestiones ofrecieron el punto de partida de un debate donde se dibujaron los nuevos escenarios del audiovisual. En la discusión participaron representantes de las telco tradicionales (Mª Dolores del Campillo, Telefonica); los proveedores de contenidos para redes sociales (Bastian Manintveld, 2bTube); Los creadores y productores para diferentes plataformas (Jose Ramón DaCruz de Minimo producciones) y, por supuesto, los analistas (Juan Miguel  Aguado, Facultad de Comunicación, Universidad de Murcia).

El debate no fue nada complaciente y ofreció una idea bastante contundente de las diversas perspectivas y barreras que el panorama digital está propiciando en esta industria. Aquí van algunas claves para empezar  a entender lo que está pasando.

La multiplicación de terminales y canales de distribución no está propiciando la pluralidad y diversidad de los contenidos accesibles.

Los productores y creadores siguen encontrando las mismas barreras de acceso para sus contenidos que bajo el modelo tradicional, o incluso mayores al haberse devaluado el precio de venta de sus producciones.

Las Telcos invaden el escenario de la producción y distribución de contenidos para cimentar su modelo de negocio 

Las telcos ven en riesgo su modelo de negocio al tener que encarar la fuerte inversión que demanda la puesta al dia tecnológica que posibilite un mayor flujo de contenidos en su red. Su progresiva entrada en la distribución y gestión de contenidos es, en parte, una forma de canalizar un retorno de beneficios.

Los incumbentes se centran en explotar la demanda de una nueva audiencia: Los millenials.

Los incumbentes, los nuevos proveedores de contenidos para redes sociales en este caso, tienen una visión favorable del futuro. Creen que están respondiendo al reto con un nuevo modelo de acceso. Ponen en valor los contenidos generados por el usuario utilizando redes sociales  como YouTube para atraer el interés y la complicidad de los jóvenes. Y a ellos se dedican. Están ofreciendo a las marcas un canal de indiscutible posibilidades para llegar a un público normalmente reacio a las fórmulas publicitarias tradicionales.

El futuro es móvil

No exentos de optimismo, los analistas ven el despliegue de acceso móvil como el gran motor de transformación del conjunto de la industria, con un potencial de abrir las redes a nuevos y diversos contenidos. El tiempo nos va diciendo.

Los productores y creadores audiovisuales no encuentran un modelo de financiación viable. 

La protesta generalizada apunta a la caída del precio que reciben por mostrar sus producciones en los nuevos canales. Hay más ventanas pero éstas cada vez pagan menos. Esto  dificulta tremendamente la financiación de la producción independiente.

Estos titulares arrojan conclusiones para todos los gustos. Lo que queda más claro es que MAS no significa siempre MEJOR

Leave your thought